Restaurante Agut, cocina tradicional catalana

0 Comment

Cansados de la cocina de importación que tan de moda esta en Barcelona, este viernes pasado buscamos un restaurante de cocina tradicional, de la de toda la vida, de la que hacia mi abuela.
Nos costo encontrar un lugar autentico que no fuera lo que nosotros llamamos una “tourist trap”.
Por suerte aún no esta todo perdido y tras leer varias opiniones positivas en el tenedor, tripadvisor y google nos decidimos por El Agut.

Ubicado en el barrio del gótic, Agut cuenta con una elegante decoración, muebles de madera maciza, manteles blancos y cuadros pintados al óleo. Desde 1924 destaca por su cocina de tradición y mercado.
Una amplia carta de platos para compartir y la opción de pedir media ración te permitirán variedad sin renunciar a ajustarse el bolsillo.

Nuestra experiencia en el restaurante Agut

4 platos nos acompañaron durante la velada, dos entrantes, un principal y un postre. Sin vino ni café, al día siguiente había que madrugar.

Tosta de anguila ahumada del Delta

Servido sobre pan de coca tostado unos sabrosos tacos de anguila ahumada, tomate y aceite de oliva nos dan la bienvenida al festín.

Lagrimas de bacalao con mermelada de tomate

Seguimos con los entrantes, las lagrimas de bacalao rebozadas acompañadas con un dulce toque de mermelada de tomate nos llevan hacia el plato principal.

Rabo de buey con pure de patatas

Muy sabroso, meloso y reducido en su salsa el rabo de buey esta espectacular. El pure de patata que lo acompaña en la base del emplatado suaviza la intensidad de la carne y complementa perfectamente. Un plato que no te puedes perder.

Corazón de chocolate con helado de mandarina

Una coulant de chocolate que tardan 10 min aproximadamente en elaborar (ya lo indican en la carta) acompañado con helado de mandarina y crocante de galleta es la guinda del pastel.

Nos costo unos 40 euros con dos botellas de agua y pan, no es especialmente barato pero tampoco nos pareció muy caro. Reservamos previamente aunque no habría hecho falta ya que habian mesas libres. Sin duda volveremos y para la próxima intentaremos que sea a medio día a ver si hay suerte y podemos probar el menú.

Una buena experiencia, un lugar de los que esperamos que perduren en Barcelona generación tras generación.

0 Comments

Leave a Comment