Irlanda, es uno de los países europeos que más días de lluvia registra. En la parte occidental de la isla puede llegar llover 225 días al año. Su clima oceánico dota a la isla de una vegetación y belleza natural difícil de comparar con otros países de Europa. Si tienes pensado visitar la isla esmeralda en los próximos meses no olvides el chubasquero y la bufanda.

Nuestra ruta por Irlanda

Estuvimos pasando fin de año en Dublin en casa de unos amigos y aprovechamos la visita para conocer Irlanda en coche. Desconocemos si hay alguna manera de moverte en trasporte publico por Irlanda pero vemos difícil que llegue a muchos de los lugares que hablaremos en este post. Desde nuestro punto de vista, lo más practico es quitarse el miedo a conducir al revés, alquilar un coche e ir a tu ritmo. Es muy fácil llegar a todos sitios y hacerlo en plan “pack turistico” nos parece una lata. Las distancias son largas y seguramente cuanta mas gente vaya mas lento es todo.

Dublín

Empezamos nuestra ruta en Dublin, capital de la república irlandesa. Es la ciudad más poblada de la isla, en ella se han instalado empresas como Google o Facebook que han dotado a la capital de un aire fresco, joven e innovador que rompe los moldes de la Irlanda rural que se conocía hasta el momento.

Pasea por las calles de la ciudad donde nació Samuel Beckett y Oscar Wille, entre sus edificios mas emblemáticos encontraras el Castillo de Dublín (S.XII), La catedral de San Patricio (1191), el parque ST Stephen’s Green o el museo nacional que te ayudara a entender la cultura y patrimonio irlandés. Tomate una pinta en Temple bar, visita la fabrica Guinnes, la destilería Old Jameson o parate a descansar en el parque Fénix pero no te quedes solo en Dublín, disfruta de Irlanda y su riqueza natural.

Cliff of moher

Alquilamos un coche en Dublin y conducimos 3:30h hacia la región de Burren. Nuestra segunda parada serán los Cliff of moher, unos acantilados que se elevan 120 m sobre el océano y se extienden 8 km a lo largo.
Al llegar a los acantilados nos encontramos que para acceder a la zona de visita debemos estacionar nuestro coche en el parquing que ha construido la empresa que gestiona las instalaciones. Las zonas colindantes son imposibles para aparcar o tienen enormes carteles que indican que avisaran a la grúa si dejas ahí tu vehículo así que este fue primero de de los pagos que hicimos por visitar un paraje natural.

Galway

Un paisaje pedregoso nos acompaña en la 1:30h que conducimos hacia nuestro siguiente destino, Galway, una ciudad llena de dinamismo y juventud gracias a sus dos universidades, la National University of Ireland, Galway y la GMIT.

Cenamos Boxty, un pastel de patata tipico Irlandes y Coddle, que se elabora a base de capas de salchicha de cerdo cortadas en lonchas y envueltas en bacon, patatas cortadas en rodajas, cebolla y Guinness. Con el estomago lleno nos fuimos a descansar, al dia siguiente toca madrugón.

Cong

Hoy las distancias no será tan largas, a unos 45 min de Galway se encuentra nuestra primera parada del tercer día por Irlanda. Cong, un precioso pueblito de 145 habitantes. Al llegar encontraras un espectacular castillo que no podrás visitar porque actualmente es un hotel de lujo, si te adentras un poco en el pueblo podrás dar un pequeño paseo por el bosque, visitar Ballykine Castle y un pequeño cementerio.

El palacio de Kylemore

Un café para reponer fuerzas y conducimos hacia el palacio de Kylemore. En el vivió la familia de Mitchell Henry, un empresario y político de Manchester que cuando perdió a su mujer abandono las instalaciones. Actualmente es un convento de monjas benedictinas. La visita que permiten a los turistas se limita a los jardines, alguna sala de la abadia, la iglesia neogótica y el mausoleo familiar.

Sligo

Hicimos noche en Sligo un pueblo lleno de escuelas de surf y surf house donde ofrecen paquetes de clases y alojamiento, en invierno no había mucho ambiente. Si tenéis tiempo para visitar la ciudad os recomendamos la Abadia de Sligo, construida en 1253 y la Catedral de la Inmaculada Concepción de Sligo.

Donegal

Parada en Donegal para desayunar y dar un paseo antes de conducir mas de una hora hacia los acantilados de Slieve Liague.
El de los desayuno típico irlandes, el “Irish breakfast”, se caracteriza por ser un abundante plato a base de huevos fritos, bacon crujiete, morcilla, judias, queso y diferentes tipos de pan.
El café se sirve solo a no ser que lo pidáis con leche y si lo pedís con leche seguramente os sirvan leche fria así que si no quereis tomar un café templado lo tendreis que indicar.

El horario para desayunar suele ser entre las 7 y las 10 de la mañana habitualmente, aunque hay algunos lugares, los conocidos como all-day breakfast, que os pondrás el tradicional Irish Breakfast a la hora que haga falta del día o incluso de la noche. Prácticamente casi cualquier pub os lo servirá.

Acantilados Slieve Liague

Ya veis que las distancias son largas pero no desesperéis, el paisaje que acompaña durante toda el viaje merece mucho la pena. Los acantilados de Slieve Liague nos encantaron, sin duda fue una de nuestros descubrimientos favoritos, no teníamos previsto desviarnos hasta allí y nos sorprendió muy gratamente el paisaje, además tiene parquing gratuito.

Derry

Derry, oficialmente Londonderry fue la ciudad donde hicimos noche antes de nuestra deseada visita a la calzada de los gigantes. Te recomendamos que llegues con tiempo poder pasear por ella, visitar sus murales, ver la muralla, cruzar el puente y entrar en Guildhall.

Si tienes curiosidad por las apuestas de caballos o charlar con los locales, Derry esta lleno de pub donde los irlandeses te darán todo tipo de detalles sobre el funcionamiento de las carreras y las apuestas pero no se puede apostar en el pub por lo que veras que alguno de los locales esta toda la tarde entrando y saliendo del pub. La casa de apuestas esta cerca, van, apuestan, vuelven al pub, ven la carrera y vuelven a la casa de apuestas. Este trajín es mucho más común de lo que habíamos imaginado.

Calzada de los gigantes

La calzada de los gigantes se encuentra en Bushmills, Irlanda del norte. Cuenta la leyenda que dos gigantes, uno de Irlanda (Finn) y otro de Staffa (Bennandoner), se llevaban muy mal y continuamente se tiraban rocas. De tanto tirar rocas se formó un campo de piedras sobre el mar. El gigante escocés decidió pasar el camino de rocas y derrotar a su adversario, pues éste era más fuerte que el otro. La mujer del gigante irlandés (Oonagh) vio cómo venía el gigante escocés, así que decidió vestir a su marido de bebé. Al llegar el escocés y ver que el bebé era tan grande, pensó que su padre sería el triple de grande, así que huyó pisando muy fuerte las rocas, para que se hundieran en el mar y que el otro gigante no pudiera llegar a Staffa.

La realidad explica que las 40.000 columnas de basalto son debidas al enfriamento de la lava de un cráter hace 60 millones de años. La calzada fue descubierta en 1693, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 y reserva natural desde 1987.

Ballycastle

La visita a la calzada de los gigantes nos ocupa toda la mañana así que nuestra siguiente parada es en Ballycastle donde nos daremos un buen festin de comida típica Irlandesa.

Esta vez decidimos probar el Cottage Pie, una tarta salada a base de capas de ternera picada cocinada con cebolla, ajo y salsa de tomate y puré de patata y el tipico Beef and Guinness Stew; un guiso de ternera con cerveza Guinness.

Belfast

Es la ciudad más grande de Irlanda del norte y pertenece a Reino Unido. Los murales de la ciudad nos ayudaran a entender y descubrir el conflicto que provoco que se perdieran miles de vidas a mitad del siglo XX pero Belfast no es solo los murales, visita el centro interactivo Titanic, el mercado de San Jorge, el jardín Botánico, el museo de Ultser o la cárcel de Crumlin.

Dundalk

El viaje empieza a llegar a su fin, nuestra ultima parada antes de volver a Dublin, devolver nuestro coche e ir hacia el aeropuerto será Dundalk donde visitamos la Dundalk una zona poco turística donde disfrutar de un bello pueblo Irlandes.

Jonnhie Fox’s Club

Ultima parada para despedir a nuestros amigos en el clásico Johnnie Fox’s Pub. Musica Irlandesa, cerveza, hamburguesas, risas y calor de chimenea. No encuentro mejor manera para acabar nuestro viaje.
Gràcias Irlanda, amenazamos con volver <3.

Leave a Comment